Revista LA NACIÓN: "No existen los limites para los sueños" Lali Espósito (20-12-15)




Lali Espósito: "Hago lo posible para que las cosas salgan como las soñé"

Su carrera es vertiginosa: a los 24 años, gana premios como actriz y levanta vuelo internacional con la música. De novia con Mariano Martínez, 2015 fue el año del despegue, pero va por mucho más: grabará un nuevo disco y le pondrá el cuerpo en el cine a Tita Merello



"Yo soy Lali. Soy así. Hay algo en mí que ya está definido. No creo que cambie mucho", asegura la actriz y cantante de 24 años que consiguió consagrarse como una de las estrellas de 2015. Tanto su vida privada como profesional copó todos los medios y su nombre fue uno de los más buscados y cliqueados en Internet. El éxito en la tele y el teatro con Esperanza mía -acaba de ganar el premio Tato como Mejor Actriz Protagónica contra pesos pesados como Claudia Fontán, Paola Barrientos y Cecilia Roth- y las presentaciones de su disco A bailar la consolidaron en un lugar que viene construyendo desde que dio sus primeros pasos con Cris Morena, cuando sólo tenía 10 años. La confirmación de su relación con Mariano Martínez le dio aún más exposición.
"No cambié. No sé si pecaré de soberbia, pero no tengo la necesidad de que me bajen a tierra -reconoce-. Trabajo mucho para estar en mi eje. No soy una persona volada. Nunca tuve la necesidad de que me cachetearan para saber quién soy."

En estos tiempos de tanta exposición y éxito, el ego suele dispararse.
Muchos se sorprenden y me dicen que no soy consciente de lo que sucede a mi alrededor. Me doy cuenta, la diferencia es que elijo cómo vivirlo. Soy yo la que sale a la calle, la que ve lo que pasa con el programa, lo que ocurre en mis shows. Pero también conozco a gente muy grosa que no perdió el eje ni el foco de su vida. Tenemos a un tipo como Ricardo Darín que no para de dar cátedra y tantos otros que se creen Alfredo Alcón con tan poco. Este año conocí a gente muy grosa, como a Serrat, compartí escenario con Ricardo Martín [así le dice a Ricky Martin], un tipo súper relax y de buen trato. Siento que voy por ese camino, sin olvidarme quién soy.

Desde que Mariano Martínez oficializó su relación con Lali, la pareja debió hacer frente a todo tipo de comentarios, incluida la sospecha de un embarazo. Sin enojarse y con humor, Lali responde ante cada micrófono que la espera a la salida de Pol-ka, donde graba Esperanza mía . "Nunca había vivido una situación así, intento manejarlo tranquila. Trato de no ponerle demasiado peso a lo que no lo merece. Para mí éste fue un año de mucho aprendizaje, en todo los sentidos. Estoy acostumbrada a la repercusión de los trabajos, pero esta vez, lo laboral traspasó lo personal. Se aprende, nada es tan grave. Tiene que ver con crecer."
* * *

Lali nació como Mariana y es hija de María José Riera, actual productora de sus giras, y Carlos Espósito, entrenador de fútbol del club Bristol, en Parque Patricios. Dice que fue la primera fanática del Kun Agüero, a quien vio jugar en aquel semillero. Creció en Banfield y como toda petisa declarada (mide 1,54) tiene la actitud de mostrarse y que la vean. Frente al espejo imitaba a Freddy Mercury, hombre al que creía de otro mundo, y con el tiempo Michael Jackson se transformó en el soundtrack de su vida. Decidida a seguir sus sueños y con sólo 10 años convenció a su hermana Anita, de 15, para que la acompañara a un casting. Como un guión repleto de clisés, pero no por eso menos efectivo, se metió en la fila equivocada y con la ayuda de una varita mágica resultó elegida para ser parte de la factoría Cris Morena, de quien heredó "la cultura del trabajo", según cuenta. De la mano de Cris cosechó éxito tras éxito, hasta ser parte de la banda Teen Angels, deCasi ángeles . Junto a Peter Lanzani, la China Suárez, Nico Riera y Gastón Dalmau grabó siete discos, recorrió América latina, España e Israel. Sin dudarlo, reunió sus ahorros y produjo de manera independiente su primer disco, A bailar, junto con 3música. Al tiempo se sumó Sony Music y el empujón fue definitivo. Comenzó la gira en el Ópera, fue telonera de Ricky Martin y de Kate Perry y hasta cantó con Serrat.
Nada parece detenerla. "Honestamente este año no tuve mucha vida personal, siempre intento hacerme tiempo para cenar con mi hermana, ver a mi sobrino. Necesito de mi familia, de mis amigos, porque ellos son mi alegría, mi verdad. Suena medio clisé, pero el laburo no es todo, aunque tengo la agenda a full. Vamos a grabarEsperanza mía hasta el 30 de diciembre, después vienen algunos shows de A bailar tour ."


¿Vacaciones?
Diez días en enero, para dormir, disfrutar y comer. Muchos me preguntan cómo puede ser que a esta altura del año no esté destruida; la verdad es que estoy cansada, físicamente estoy como averiada, no te voy a mentir, pero cuando estoy ahí arriba del escenario no hay cansancio que valga, porque no hay energía en el mundo que se le parezca. Me hace muy feliz, no me abruma. El cansancio pasa por otro lugar. Está bueno cuidarse, pero estoy aburrida de escuchar a tanta gente que espera algo y cuando lo tiene se queja. Disfruto, me cuido, hago cosas que me gustan. Mi padre, el día en que empecé a trabajar me dijo: Hija, disfrutá porque sos una privilegiada, la mayoría de las personas laburan de lo que pueden y no de lo que les gusta. Vos hacés lo que te gusta y encima te pagan. No descuides ese lugar.
* * *
Desde su cuenta en Twitter e Instagram, Lali no dejó de postear su paso por la entrega de los Latin Grammy, que se celebró en la ciudad de Las Vegas. Fue invitada por Sony Music, la compañía que la colocó en su lista de prioridad regional. Lali tiene una clara proyección internacional que comenzará a transitar con su segundo disco. "Tengo que mejorar mi inglés -bromea-, es mi próximo objetivo. Me veo haciendo un recorrido internacional, pero no me desespero. Pasaron un montón de cosas en sólo dos años, con mi primer trabajo. Voy tranqui."
Apenas termine las vacaciones, se meterá en un estudio para grabar el sucesor de A bailar y viajará a Los Angeles para mezclarlo. "Quiero que suene del carajo. Vamos a tener mucho hip hop, R&B, pop, dance, soul, funk."
¿Las canciones son tuyas?
No te voy a mentir, este segundo disco va a tener mucha data personal, tuve la necesidad de meter cosas mías. El primero es más volátil, habla de bailar, de divertirse, es más fantasioso. Éste, en cambio es más Lali, me define un poco más.
¿Las ideas surgen en cualquier lugar?
Me pasa que aparece algo y lo escribo en mi cuadernito, no son canciones, sino impresiones. Cuando llego al estudio lo veo, se lo muestro a los chicos y vemos que sale de ahí. Muchas canciones nacen de una idea, de una frase. Otras veces, le pongo letra a una referencia musical que ya existe. También me pasa que voy en el auto, tarareo algo y lo grabo con el teléfono. A ese tarareo después le ponés palabras. Es lo que me sale.
En medio de las grabaciones del disco que saldrá al mercado en mayo, Lali seguirá presentándose en vivo hasta cerrar el tour de A bailar en marzo, en el Luna Park. "Va a estar buenísimo, con muchas sorpresas, vamos a despedirnos con todo. A pura taquicardia de un lado y del otro. Para mí es muy importante lo visual, transmitirlo todo, que chivemos todos juntos."
El estudio de Palermo donde se hace la producción de tapa para esta edición parece una fiesta. Lali conecta su celular a la computadora para que la música le dé la energía necesaria para posar, bailar y jugar ante la cámara del fotógrafo que no para de disparar. "No sé cómo sería vivir sin música. No la imagino. Ya en el remise que me lleva a grabar todos los días a Pol-Ka, a las 6.30, 7 de la mañana, voy escuchando música. Empezás distinto. Es un estado de ánimo."
Fue el propio Adrián Suar en una entrevista con La Nación revista quien confesó queEsperanza mía era un proyecto que hacía tiempo que tenía en la cabeza, pero para el que no encontraba a la protagonista ideal. Hasta que apareció Lali.
Juntos jugaron a ser padre e hija en Solamente vos y fue así como llegó la propuesta para el ciclo que ya se ha vendido a buena parte del mundo y que ha puesto a su protagonista en un lugar de privilegio. "Sí, me contó que le dio mil vueltas y que llegó a guardarlo en un cajón. Éste es un proyecto angelado, se dio en el momento justo de mi vida, ni antes ni después. Me acercó a otro público, al familiar. Una tira con un gran elenco, con un protagonista como Mariano que es súper querido, un pibe re tranca, talentoso... Que una abuela de 80 años y un nenito de dos o tres años sepan mi nombre es un regalo. Me siento muy afortunada."
¿Pueden convivir la cantante con la actriz que le pone el cuerpo a Esperanza? ¿Los fans de un lado y del otro lo aceptan?
Conviven y muy bien y ahí me hago cargo de cómo manejé los dos proyectos. No soy una genia, pero sí lo tuve claro desde el vamos, siempre supe separar bien las cosas para que el público entienda que un artista puede actuar y a la vez puede ser cantante, nosotros no estamos tan acostumbrados a esto. Si vas afuera, ves cómo un actor puede conducir los Oscar, cantar, actuar en Broadway y protagonizar la película más taquillera de la temporada. Se permite el amplio espectro. A nosotros todavía nos cuesta eso. Me pasó que cuando me dediqué al disco me preguntaron si iba a dejar de actuar, y cuando empecé con Esperanza , si iba a dejar de cantar. Puedo hacer las dos cosas, sin mezclar. Lo importante es que se marquen las diferencias de mis dos trabajos. Cuando ves el show de la novela en el teatro, el look de Esperanza sin ser monja, nada tiene que ver con lo que uso en los recitales. Ahí juego a ser más sexy, uso bodies, presento otra estética, hasta los zapatos son distintos. Porque básicamente una soy yo y la otra es un personaje.
¿Cómo te llevás con la supuesta responsabilidad de ser un referente para chicos y adolescentes?
Soy consciente de ciertas responsabilidades. Conozco al público que me sigue. Lo que puedo decir es que soy responsable de lo que digo, de las palabras que uso, pero tampoco dejo de ser yo, ni dejo de decir lo que pienso por eso. Es una balanza. No puedo hacerme responsable de lo que puedo generar en el otro. Intento ser responsable de lo que hago y de lo que digo por ser una persona pública, pero no puedo cargarme las opiniones y el accionar de los otros, me volvería loca. Nunca vas a dejar contento a todo el mundo. Somos seres humanos y cometemos errores. No te tiene que caer bien lo que digo, lo que sí puedo decirte es que lo hago con cuidado, pero no me siento ejemplo de nada. Eso tiene que ver más con el ego de uno. ¿Cómo puedo creer que soy un modelo? ¿Ejemplo de qué? Soy así, si te gusta, genial, te lo agradezco y hacemos una comunión de buena onda. No puedo cargar con esa mochila, sería demasiado estresante.
Con Adrián Suar tenés una muy buena relación. Hace unas semanas participaste de Infelices , la película que filma junto con Valeria Bertuccelli.
Fue un cameo muy divertido, porque había mucha gente. La escena transcurre en una gala. Adrián y Valeria hacen de actores y se cruzan con un montón de famosos. En mi partecita estoy con Mariana Fabbiani y Gimena Accardi. Va a ser muy divertida la peli. Ellos son lo más. Con Adrián me llevo my bien, lo que pasa es que manejamos un mismo código de humor, él es muy gracioso, nos entendemos muy bien. Es un tipo muy normal, agradable, políticamente correcto y a la vez un guacho muy gracioso, tiene esa cosa pícara que lo diferencia de otros productores.
Ya le estás tomando el gustito al cine. Tenés dos proyectos como protagonista. ¿De que se tratan?
En febrero empiezo a filmar con Martín Piroyansky, Permitidos , una comedia dirigida por Ariel Winograd, una delicia. Tiene una historia muy original, que se centra en una pareja que se ama, que se quiere casar y que comienza a hablar de los amores imposibles, platónicos, y de los permitidos para poder estar con otras personas. ¿Qué pasaría si ese amor platónico te da bola? A Martín le pasa eso y comienza a desencadenarse un montón de situaciones. Es una comedia genial.
Y después llega la película sobre Tita Merello.
¡Uh! Lo que leí hasta ahora me encanta. Estoy muy entusiasmada. La directora Teresa Constantini viene laburando en este proyecto hace muchos años. Está muy interiorizada en su vida. Intentará mostrar a la mujer que sufría por amor, por ese gran amor que fue Luis Sandrini, su adolescencia, lo que la llevó a ser tan fuerte. Se cuenta la vida de Laura Ana, quien después fue Tita.
Más allá del desafío de poner el cuerpo a un personaje como el de Tita, hay una cuestión familiar y sentimental relacionada con esa historia.
Es cierto, Tita fue la que presentó a mis abuelos, la celestina. Va a sonar exagerado, pero siento que de alguna manera le estoy haciendo un homenaje a mi abuela. No la conocí, murió cuando mi mamá tenía 18 años. Por lo que me contaron, era una tipa muy especial. También es un homenaje a mi abuelo, que era un tanguero total.
¿Qué cuenta la anécdota familiar?
Que mi abuela y Tita eran amigas desde muy jóvenes, mi abuela era la peluquera. Mi abuelo por aquel entonces era presentador de orquestas en los lugares que Tita frecuentaba. A mi abuela no la dejaban salir, pero una noche Tita logró convencer a mi bisabuela. Yo la llevo, relajate [actúa la situación con voz arrabalera]. Jorge, Nélida, los presentó. A partir de esa noche empezaron a salir. Mi vieja tiene el recuerdo de estar en la casa de Tita cuando su mamá la iba a peinar. Era una mina muy particular, de pocos amigos, tenía fama de maltratadora, pero a la vez muy generosa.
¿Te animaste a cantar algunos tangos?
Sí, me dio pánico. Es difícil. Cuando me preparé para el casting me estresé. No es que voy a imitar a Tita, eso lo hablamos con Teresa. Voy a interpretarla, a sacar los rasgos más grandes. Si no, te convertís en Martín Bossi.
Hay una frase que solés citar y dice que todos somos almas en aprendizaje.
Y es así. A mí me cambió la cabeza leer a Brian Weiss [psiquiatra y autor estadounidense que se especializa en la regresión de vidas pasadas]. Leí un montón de psicología, porque me encanta, pero cuando lo descubrí a él fue un quiebre. Cuando uno crece comienza a descreer. Nunca vamos a saber el sentido de esta vida, pero Weiss tocó una fibra muy íntima en mí, es como un bálsamo para todo lo que no sabemos. Nadie sabe qué pasa después de la muerte.
¿Creés en la reencarnación y en las vidas pasadas?
Ni hablar. Somos almas en estado terrenal viviendo diferentes experiencias.
¿Qué vida pasada imaginás que tuviste?
Fui un tipo [ risas ]. No sé, a veces flasheo que en mi otra vida me costó mucho todo. Pude haber sido una persona que sufrió muchas pérdidas y nunca tuvo lo que soñó. Siento eso porque tengo tendencia a cuidarlo todo. Lo que logré no lo voy a descuidar jamás. Si quiero a alguien no lo voy a descuidar jamás. Soy así, desde pendejita.
¿Pensaste en quién te gustaría reencarnar?
Uy, no. Sé que Michael Jackson va a reencarnar en una persona poco talentosa, en alguien que baila a destiempo. Sí me gustaría ser un hombre, o un XXY. Todos vamos a pasar por todo y de eso se trata. Podés ser una persona que no tiene nada y en otra oportunidad sos un multimillonario o presidente de la Nación. En lo que no reencarnaría jamás es en presidente de la Nación.
¿Hay límites para los sueños?
No, no existen los límites. Nunca imaginé llegar vivir todo lo que estoy atravesando. Sí a desearlo, a buscarlo. Una decisión que tomás, un laburo que aparece puede cambiarlo todo. Son deseos que se cumplen laburando. Es como una balanza, entre desear y laburar para conseguirlo. De muy chica sabía lo que quería, lo deseé y trabajé para alcanzarlo. Tengo algo que me lleva a querer lograr que las cosas salgan como las soñé.

1991

Nació el 10 de octubre como Mariana. Hija de María José Riera y Carlos Espósito, es la menor de Ana Laura y Patricio.

1998

En el programa Caramelito y vos imitó a Natalia Oreiro y se ganó una cocinita.

2001

Quedó en un casting de Cris Morena. Fue parte de Rincón de Luz Chiquititas, Floricienta Casi Ángeles . Integró la banda Teen Angels.

2005

De los 14 a los 18 años fue novia de Peter Lanzani. Luego, fue pareja de Benjamín Amadeo por casi cinco años.

2014

Lanzó A bailar , su disco solista. Recibió los Premios Gardel a la mejor artista femenina pop y al mejor álbum nuevo artista de pop.

2015

Protagoniza Esperanza mía , la serie es un éxito en la tele y en el teatro. En el set comienza la relación con Mariano Martínez. El 3 de noviembre, confirmaron el noviazgo.
Producción: Mechi Machado Make up: Maru Venancio. Pelo: Juan Manuel Cativa de Mala Peluquería. Agradecimientos: Tramando, Garza Lobos, Blackmamba, Ricky Sarkany y Paruolo.


http://www.lanacion.com.ar/1855101-lali-esposito-hago-lo-posible-para-que-las-cosas-salgan-como-las-sone












Share on Google Plus

About sonriero

GRACIAS POR VISITAR EL BLOG!!! dedicado a la reina Lali Espósito
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

:D ♥