Así es un día en la vida de Lali Espósito - Telenoche (24-07-15)



¿Cómo hace la actriz para grabar las escenas de Esperanza mía, hacer dos funciones de teatro, romperla con sus shows musicales y vencer el cansancio? Ven, acompáñanos, ponte en la piel de Lali Espósito y descubre cuál es el secreto para ser una gran estrella.

link:  http://www.eltrecetv.com.ar/telenoche/en-la-piel-de-una-estrella-asi-es-un-dia-en-la-agitada-vida-de-lali-esposito_079034



Así es un día en la vida de Lali Espósito Eleonora Pérez Caressi siguió a la ídola teen por todos lados. El informe de Telenoche.

Hacer una nota con Lali Espósito es saber de antemano que la vas a pasar bien. No importa cuán complicado o largo pueda ser el día, al lado de ella el trabajo se vuelve más ameno y uno tiene la sensación de que nada puede salir mal. Se entrega por completo a la nota para mostrarse con la misma pasión con la que se entrega arriba de un escenario o en la grabación de una escena. Lali es de esas pocas personas que podría definir como "angeladas". Tiene ese "no sé qué" que la distingue del resto. Te mira y es una sonrisa permanente. Se ríe de si misma, se divierte, disfruta. Todo lo disfruta.

Lo que genera en el público es algo inigualable. Es un fanatismo sin límites. Ella lo sabe, lo agradece, pero no se siente ni tan genia, ni tan especial. Se siente, simplemente o no, una afortunada. Una afortunada que puso años de trabajo, estudio y dedicación a hacer de su pasión su profesión. Y ya sabemos que "el sueño es del que lo hace por amor".

Uno conoce el lado "famoso" de Lali Espósito. Conocemos su talento, su carrera, sus novelas, su música y viendo la cantidad de fans que tiene, sabiendo que la esperan en cada lugar en el que está y que investigan todo sobre su vida, es fácil llegar a la deducción de que su vida es la vida de una estrella. Pero cuando uno va a hacer una nota con ella, no está frente a una estrella, está frente a una mujer de 23 años que creció rápido, que maduró sus principios, sueños e ideales a un tiempo veloz y que hoy se dedica a ser feliz. Y ser feliz en la vida de Lali es levantarse a las 7.30 de la mañana, ir a trabajar y acostarse a las 2 de la mañana. Siempre sonriendo, porque lo que pierde por trabajar tanto, lo gana en otras cosas. Ojo, nunca habla de cosas materiales, habla de experiencia, de sabiduría, de conocerse y conocer, de abrir su cabeza para ser mejor y dar lo mejor. De rodearse de gente que, ante todo, disfruta de su felicidad tanto como ella misma y por tanto la acompaña entendiendo que su agenda no tiene espacios vacios.

Es raro, pero uno al escucharla hablar siente que está delante de alguien más grande. Tiene conceptos claros. No da vueltas. En su cabeza todo parece líneal, sin laberintos. Se escucha, se entiende, saca sus conclusiones y encara. Ese es su motor. Está conectada con ella misma. Y esa conexión es inquebrantable. Desde ahí nace su fuerza. Eso es lo que la vuelve auténtica. Ella es como es. Se acepta, se quiere, se ríe de sí misma. Tiene la grandeza de saber decir tantas veces la palabra gracias, como la palabra perdón. Todo esto, es la base de su enorme talento para hacer lo que hace y hacerlo bien. Todo eso, que parece tan simple, pero que a la vez es tan complicado, es su secreto.

No le tiene miedo al éxito. Lo disfruta. Sabe que todo es pasajero. Sabe que hoy está en la cresta de la ola, pero después las aguas se calman. Y será ella misma la que se encargará, una vez pasado el ajetreo, de que las olas vuelvan a subir. Jamás creyó en el "éxito asegurado". No tiene cábalas. Cree en el trabajo y eso es lo que hace. Trabaja. Se supera. Y nos supera con su ejemplo. Porque valen más los hechos que las palabras y Lali hace lo que dice. El mensaje que quiere transmitir a sus seguidores es el mismo que regula su vida. No tiene dobles caras. No tiene nada que ocultar. Por eso, pudimos compartir un día con ella. Su lado "famoso", ya lo conocés, ahora te mostramos, un día en la vida de tu ídola. Un día en la vida de Lali Espósito.

Comentarios

Lo más visto del MES