Bailando con los pies en la tierra - El Litoral - Lali Espósito (18-05-14)


Bailando con los pies en la tierra - El Litoral - Lali Espósito (18-05-14)

Lali Espósito presentará el próximo sábado, en ATE Casa España “A bailar”, su primer disco como solista. A los 22 años y lejos de los Teen Angels, sabe lo que quiere como cantante y actriz, y con precisión y buen humor se lo contó a Nosotros.




A continuación...

link: http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2014/05/17/nosotros/NOS-01.html
TEXTOS. IGNACIO ANDRÉS AMARILLO. FOTOS. GENTILEZA ALEJANDRO CALDERONE CAVIGLIA


Mariana “Lali” Espósito viene a Santa Fe para presentar “A bailar”, su primer material como cantante solista, el próximo sábado 24 desde las 21.30 en ATE Casa España (Rivadavia 2871). Luego de presentar algo de su material el año pasado en La Trastienda, después fue por más y agregó el video clip del tema “Asesina” y dos intensos shows en el Teatro Opera, tras lo cual arrancó una gira por el país.

Lali nació en Buenos Aires el 10 de octubre de 1991. Como actriz trabaja desde los diez años en distintas tiras televisivas transmitidas en la Argentina y el mundo. Como cantante participó de la banda Teen Angels, grabó ocho discos de estudio y realizó giras internacionales en todo Latinoamérica, España, Italia e Israel.

Pero la chica que se presenta a la nota no se la cree ni medio: habla como cualquier chica de 22 años (pero que ha vivido más que cualquier otra), no se cuida de meter por ahí alguna palabra demasiado coloquial, se ríe y deja que se rían de su pequeña estatura y derrama una simpatía natural, sin forzar gestos. Y, por sobre todo, es precisa en sus definiciones: sabe lo que quiere y lo sabe explicar.

Antes de su show, se pegó una vuelta por Santa Fe para contar su presente y sus búsquedas, y Nosotros tuvo acceso al “universo Lali”.

PROCESOS

- ¿Venís a presentar este primer disco solista. ¿Cómo estás viviendo esta nueva etapa?
- Con mucho trabajo, porque este proyecto me aborda en cuanto a las decisiones de todo, y la estética. Lo que se ve y se escucha, te puede gustar o te puede parecer un error, pero es real, es genuino. Es un trabajo de mucho tiempo: estuve para hacer el disco, con los músicos productores, casi un año y medio.

- ¿Quiénes son?
- La productora se llama Tres Música, una productora pequeña que eran los músicos sesionistas de los shows de Teen Angels. Diez años hace que los conozco, he viajado con ellos, y cuando terminamos el proyecto con los chicos ellos sabían que yo escribía, que tenía mis sueños musicales, y me dijeron: “El día que quieras hacer algo va a ser independiente, pero estamos nosotros para hacerlo”. Y cuando tomé la decisión de dedicarle tiempo a eso fue a los primeros a los que acudí.

No sólo porque los conozco, sino porque iban de la mano con lo que quería hacer. Cuando surge la posibilidad de hacer mi música, hubo (gracias a Dios) muchas propuestas para hacerlo de un modo parecido al que venía trabajando: con una multinacional gigante. De ese modo no podía tomar todas las decisiones, y decidí hacerlo así, un trabajo de abajo, con el plus de que con la tele uno tiene un colchoncito armado de que te conocen más o menos. Usando un poco eso, en el buen sentido de la palabra, mostrar algo nuevo.


EN ESCENA

- ¿Qué va a ver la gente cuando vaya el 24?
- Hay un trabajo realizado, lindo, que nos llevó tiempo y dedicación y está el talento de todo el mundo puesto sobre este show. Si yo me corro, sigue siendo un espectáculo por el que la gente pagó una entrada y eso se respetó y tiene valor. Es un show en el que se agradece la presencia de la gente, en el que la gente es importante, se interactúa mucho con el público: es casi el show de la gente más que el mío, pasan cosas, sube gente, cosas que son muy divertidas de vivir en el vivo.

La banda se suena todo, estoy rodeada por capos, bailarines y acróbatas, yo tengo que estar a su altura porque son profes, unas bestias: se hizo un casting enorme para que ellos estén. Las pantallas, la luz, estoy rodeada de verdad (lo digo con felicidad) de los mejores. El jefe técnico, Horacio Ferrando, hizo todo: Charly (García), Fito (Páez), con todo el mundo. Cuando aceptó estar en mi show no lo podía creer. Aparte me reta, me dice: “Mirá, estos tachos son así”. Estoy aprendiendo como una loca. Así que desde todo punto de vista es puro crecimiento.

Es un show que empieza y termina y nunca te dio respiro: muy divertido, muy coreográfico, todo el tiempo (aunque sea un tema lento) hay una puesta armada; eso lo hace lindo, no sabés dónde mirar de todas las cosas que hay. Lo visual es súper importante. Hay un hilo, una historia que se cuenta a través de un off y de videos, una idea que se cierra al final con algo que digo. Es una especie de cuentito lindo que empieza y termina y se pasó un lindo momento musical. Y en vivo los temas se suenan todo, son el doble de fuertes que en el disco: el vivo cobra otro sentido.


SONIDO PERSONAL

- “A bailar” le hace honor al título, porque los ritmos son muy bailables y muy actuales: hay cosas de Skrillex...
- Totalmente. ¡Te adoro! (risas). La decisión desde el principio fue “vamos a hacer lo que tenemos ganas de hacer”. Ninguno quería hacer “el tema para la radio”. Nos pasó que empezamos a laburar, en “Asesina” o “Mil años luz”, que son más fuertes en cuanto a sonido, y dijimos “esto no lo hace nadie acá”.

“Asesina” tiene una métrica, en las repeticiones del estribillo, es muy del hip hop americano, y “acá en castellano nos van a linchar”. Era un experimento: vos prendés la radio y no hay cosas así. Después surgieron temas más amigables al oído, como “A bailar”, que digo que es como el tema “amoroso” del disco, porque te dice “che, hay un pop, somos pop”.

Laburamos mucho en los sonidos: hay un tema que se llama “Es amor” que es super soulero, están los instrumentos “acá”, se corre de lo que es “A bailar”. “Mil años luz” tiene una fuerza determinada en cuanto al dance y tiene muchos soniditos electrónicos modernos.

El disco es muy “yo”, porque yo tengo esa dualidad, ese cambio para escuchar música. Agarrás mi reproductor y tengo desde Julio Sosa hasta Skrillex y Rihanna. Disfruto mucho de ese abanico, y el disco pasa un poquito por varios lados.


MAYORCITA

- Trabajaron los videos con Juan Ripari. En “Asesina” hay un corrimiento de imagen, una cosa de reina platinada, la parte del baile bajo la lluvia es medio pelea y medio hot. ¿Cómo fueron armando eso?
- Algo muy loco que nos pasó: soñé el clip así como es, literal; me levanté y lo escribí. Lo llamo y le digo, porque estábamos buscando qué hacer. Igual ya la canción cuenta el cuentito, de la fantasía de él, ella es como una villana, no sabemos si es la fantasía del chabón o es real.

Me imaginé una fábrica, me imaginé el vestuario, todo. Y le digo “tenemos que hacerlo así, así, asá”. Y el director me lo llevó a cabo increíble, por eso lo adoro tanto, porque el gordo me caza al toque la onda y me entiende. Eso es muy difícil, porque yo te puedo decir “quiero una onda hiphopera más dark”, y capaz que te lo lleva para un lado que ya se vio demasiado. Somos un buen dúo.

Nos sentamos, armamos el guión, se lo mandamos al equipo; buscamos al chico, que yo ya sabía que quería que sea Facundo Mazzei, porque lo conocía de otros laburos y le decía “con vos voy a hacer algo”, porque tiene un look muy piola.

- Te decía que hay un cambio de imagen, más sensual, menos inocente que (por ejemplo) la producción de Lara Teens, que es ingenua...
- Claro, el dueño de Lara Teens está muy contento con esto (risas). Creo que tiene que ver con etapas lógicas. Lo digo desde adentro, no sé cómo se ve desde afuera. Siento que todo tuvo un por qué, un cuándo y un cómo. No siento que sea agresivo mi cambio, tuvo que ver con algo lógico de edad: a mis 22, y por cómo pienso yo, musicalmente y artísticamente lo que tenía ganas de hacer ya no se pegaba a lo que hacía a los 18, 17, 15. Es lógico.

El clip es fuerte, a lo mejor, la primera vez que lo ves. Pero tampoco es burdo, está lindo de ver. Siento que de a poco doy los pasos de manera agradable, que no genera una polémica tipo “está en culo”. Tampoco me interesa hacer eso: tiene que ver con una estética pensada, con una canción que habla de algo muy puntual.

Hay otros clips en los que estoy más angelical, depende de la canción. Hay un momento del show en que estoy de blanco. Creo que la música (y este estilo) te permite el juego como si fuesen personajes. Está bueno eso.


ACOMPAÑADA

- Con Teen Angels recorriste el mundo, llenaste estadios, viviste cosas que sólo vos sabrás...
- Lo más bizarro que hay...

- ¿Cómo pensás que va a ser recibida esta nueva etapa y cómo te preparás para encararla?
- No sé cómo será recibida, más o menos me voy dando cuenta en los primeros pasos que damos; sí sé que estamos plantados en lo que es el trabajo de esto. No fue “salgo a tocar...”, no, se trabajó mucho en cada cosita: en los clips, en el show, en el disco.

Entonces salimos con una seguridad a hacer nuestro show al interior. Para mí era muy importante hacerlo en el interior del país, hubo propuestas de hacerlo afuera primero, antes en Italia que acá. No, yo quiero tocar primero en mi provincia y después en las otras y después afuera.

Y lo lindo de esto es que puedo tomar las decisiones, y prioricé un montón. Pasa algo muy loco con las fans: siento que más allá de la histeria adolescente y todo eso que sucede (que uno lo agradece) ellas saben cómo estoy haciendo este proyecto, y lo dicen. A mí me sorprendieron mucho en el Ópera los carteles: estaba el que decía “te amo” y el que decía “me encanta cómo bailás”, y había varios que decían “estamos orgullosas de vos”, “te lo merecés”, “lo lograste”. Pibas de 15 años, o muchas que son mucho más grandes que yo te diría (risas), que entienden qué es este proyecto y lo disfrutan desde ese lado.

Empecé la gira en Mar del Plata y Olavarría, y las pibas vinieron de Buenos Aires, una viajó de Perú, muchas van a venir a Santa Fe. Pasa algo de “te acompañamos, sabemos que es muy tuyo”, y de verdad lo siento así, me lo dicen, me lo escriben. Eso se diferencia de otras cosas en las que laburé, como los Teens, por ejemplo. Saben que es muy mío y me acompañan desde ellas.


DOS CARAS

- Con Casi Ángeles las facetas de actriz y de cantante eran fáciles de compatibilizar...
- Se fusionaban, el famoso “360”.

- ¿Cómo pensás que se puede articular una cosa con la otra de ahora en más?
- Creo que está en “cuándo” y “cómo”, porque yo tuve la posibilidad de hacer muchas cosas de actuación este principio de año y elegí no, porque sabía que iba a desarrollar la música. Al hacer el disco y el primer show estaba atenta a la música. Hice 12 años seguidos tiras diarias, tuve diez días de vacaciones en 12 años; cosa que amo, soy un soldado: no conozco otra forma de trabajar que trabajando mucho.

El año pasado hice “Solamente vos”, que estuvo en El Trece, que estuvo buenísimo, fue re nuevo para mí laburar en Pol-ka, pero fue re decisivo para dedicarme a la música y volver a actuar cuando haya algo diferente. Hice comedia, tuve la suerte de compartir con capos, Adrián (Suar), Muriel Santa Ana, Natalia Oreiro.

Los ofrecimientos que me hacen para actuar son un crecimiento; son protagónicos, me ponen en otro lugar. Es el momento de desarrollar la música para después sólo acomodar agente, fechas para tocar, y ahí poder meterme a actuar en algo claro. Necesito volver a actuar pronto porque me encanta también. Ahora jódanse, estoy recontra pedigüeña, porque como hago lo que quiero me tiene que divertir mucho lo que me toque (risas). Son lindas todas las propuestas, hay una muy fuerte que sería una comedia en Pol-ka, que tiene música; creo que el personaje canta. Y me pone en el lugar de comedia más bizarra, que me encanta. Capaz que hay que poner dobles, y Noelia Pompa está ocupada, así que estamos viendo de llamar a otra para que me reemplace.


EN CINE

- Trabajaste en la película peruana “A los 40”. ¿Cómo fue esa experiencia?
- Espectacular. La propuesta me llegó de la productora Tondero, que contactó a mi representante por mail. Llega el guión y es muy bueno, y me reí con ruido. Empecé a investigar en el cine peruano y hablé con el director: es muy joven, tiene 27 años, es su ópera prima. El pibe es actor desde los siete años de telenovelas peruanas, es muy famoso. Lleva la bandera de querer agrandar la industria en el Perú.

La industria era nula, los pibes que estudiaban cine se iban, no tenían trabajo. Estos pibes empezaron a hacer un trabajo re fino, de hacer superproducciones, sus películas no tienen nada que envidiarle a una producción grande de cine. Copiaron muy bien modelos que no tenían.

Para mí fue un placer participar, y darles público joven que me sigue a que vean que en su país hay cines. Todo lo mío lo hicimos en una semana, soy el conflicto de uno de los personajes. Los actores son capos: Carlos Alcántara, que fue el protagonista de “Asu Mare”, allá es Francella, no puede salir a la calle.

El equipo que laburó eran pibes que volvieron de Colombia, de México, de acá, de Chile, a laburar a su país, porque hay producción.

- Si esta fuera una de esas entrevistas de ping pong de la tele, y tuvieses que definir a Lali Espósito en tres palabras, ¿qué dirías?
- Qué raro es autodefinirse pero... Trabajadora, perseverante, y honesta. Y esbelta, bueno, pero no me entra porque cuatro no podía. Y casi modelo de alta costura (risas).

Comentarios


Lo más visto del MES