"Quiero estar enamorada" 2007 - Revista Caras


Mariana Esposito, la revelación de “Casi Ángeles”. 

Por Paula Palomeque 

 Tiene 15 años. Hace cinco ingresó a la pantalla chica de la mano de Cris Morena en Rincón de luz. Hoy, se siente una privilegiada por hacer lo que tanto le gusta.

Segui leyendo...
Hace cinco años, y a escondidas de su madre, se presentó al primer casting: la productora de Cris Morena. Buscaban nenas para actuar en el programa “Rincón de luz”, y resultó elegida. Luego la llamaron para trabajar en “Chiquititas” y “Floricienta”, hoy Mariana Espósito (15), es una de la figuras de “Casi ángeles” donde interpreta a Marianella, un personaje que tiene pocas actitudes femeninas, que odia arreglarse y maquillarse y es muy diferente a Mariana en la vida real. 

“Hace varios años que trabajo bajo las órdenes de Cris. Es muy bueno poder hacerlo a esta edad, porque te formás no sólo actoralmente, sino que hacés teatro, baile y canto. Ella es genial. Extremadamente profesional. Además, me encanta como se viste. No la veo como jefa, porque es muy accesible. Sus consejos son sabios, y los tengo muy en cuenta. Me gustan sus críticas porque me sirven para crecer. Son constructivas. A su lado todo es aprendizaje y yo siempre estoy dispuesta. Considero que soy una privilegiada por poder hacer lo que me gusta y soy una agradecida a la vida ”, cuenta Mariana. 

Está cursando la secundaria y dice que el próximo año, cuando termine, dispondrá de más tiempo libre. Mientras tanto, sueña concretar sus deseos postergados: “Lo primero que voy a hacer es anotarme en clases de hip hop. Me encantan. Después tomaré clases de canto. Me gusta aprender de todo y estar entretenida con lo que me divierte. En la escuela soy una más. Me considero responsable y buena alumna, pero no gozo de ningún privilegio por ser actriz. Me tratan igual que a todos. Tengo poco tiempo para estudiar, pero me las arreglo bien. Soy lo más responsable que puedo. Tal vez si tuviera más tiempo me iría mejor, aunque no me va nada mal ahora” -contó la actriz-.

A pesar de sus quince años, Mariana, se siente mentalmente mucho mayor. No le gusta ir a bailar como a la mayoría de las adolescentes, prefiere las salidas menos ruidosas y más culturales. “Ahora que termino el teatro, salgo con mis amigas. Suelo ir de compras o simplemente a ver vidrieras. Me encanta ver ropa y las novedades en maquillaje. Soy coqueta. También voy al cine pero prefiero ir a cenar que armar un plan para ir a bailar. En ese sentido soy como una mujer vieja, aunque no monótona, sólo hago cosas diferentes, odio la rutina”, dice entre risas. 

Durante las vacaciones de invierno, la tira diaria “Casi ángeles” se trasladó con gran éxito al teatro Gran Rex. Mariana se sientió fascinada con la experiencia. Nunca había trabajado para los adolescentes y quedó impactada con el cambio. “El teatro me pareció increíble. Es un público al que no estaba acostumbrada. Yo venía trabajando para chicos, no tenía experiencia con adolescentes. Es diferente, muy copado, son todos súper eufóricos, es pura adrenalina. Subir al escenario me colmaba el alma. Era un momento intenso y mágico”, comenta la actriz.

Fresca y sincera, Mariana asegura sentirse muy cómoda con sus compañeros de elenco y está feliz de saber que el año que viene estará nuevamente junto a ellos. “Con mis compañeros me llevo muy bien, somos una familia. En realidad, paso más tiempo con ellos que con los míos. Es muy gracioso, porque al estar tanto tiempo juntos terminás conociéndolos a todos. Conozco sus gustos, sé lo que hace y deja de hacer cada uno”, confiesa. 

Cuando Mariana dio su primer beso en la ficción sintió muchos nervios. Fue una situación muy especial para ella. En la vida real sólo tuvo un noviazgo, pero no prosperó. “Recuerdo que se lo presenté a mis padres, pero cortamos. Tuve un solo novio. Actualmente trabajamos juntos y nos llevamos muy bien, aunque, sin duda, me gustaría enamorarme. Me siento muy tranquila, disfrutando mi lindo presente.” Para aquellos adolescentes que quieran enamorarla, confiesa que lo que más le atrae de un hombre es la sinceridad. Prefiere la crudeza a la mentira. “Me atraen los chicos sinceros y con onda, no los carilindos. Jhonny Deep es mi actor favorito. Me gusta su estilo. Lo amo. Es mi ídolo. Una mirada intrigante y seductora de él, me mata. El romanticismo y la caballerosidad debe estar siempre presentes”, dice Mariana.
Fuente Revista "Caras"

Comentarios

Lo más visto del MES